Archivo de la categoría: Arca de Noé

Noé la película VS Noé histórico

Estándar

Me han preguntado si me gustó la película de Noé de Darren Aronofsky, y la respuesta es si, pues me gusta la ficción.  Si me preguntas si la recomiendo, mi respuesta es si, pues es una grandiosa oportunidad para hablar de la historia de Noé tal y como fue.

Recuerdo cuando estaba en la universidad y se puso de moda el libro del Código Da Vinci, hubo una confusión tremenda y recuerdo que en los pasillos de la universidad sólo se hablaba del libro.

Desafortunadamente en general somos muy flojos para buscar la verdad y nos conformamos con o que vemos en las películas, con lo que nos dicen en la escuela o en la iglesia o leemos en los libros; pero no nos damos a la tarea de buscar, entender y conocer a la luz de la historia.

En la película, Noé, es el hombre elegido por Dios para realizar una gran tarea antes de que la humanidad sea destruida por un diluvio.  Dios destruirá la humanidad ya que la perversión de los hombres y su depravado comportamiento han cometido una destrucción medioambiental. (Este es el enfoque de la película)

Noé tendrá que construir un arca para salvar a su familia y una pareja de cada especia animal para una “nueva vida” después del diluvio.

No se puede decir que es una interpretación de la historia que  la Biblia nos narra, más bien, es una adaptación de la historia de Noé relatado en la Biblia.

Muy diferente es el enfoque bíblico, ya que el diluvio no fue una consecuencia del mal comportamiento del hombre al no cuidar el medio ambiente; el motivo fue que la maldad de los hombres y la intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre el mal.  

El problema no está en la actitud, sino en la condición del hombre y la sentencia del hombre está desde la caída de Adán, en la época de Noé la respuesta de Dios fue un diluvio, hoy la forma es diferente, pero es lo de menos…  La perspectiva de Dios con respecto al pecado no cambia.  Dios ha establecido un juicio, pero Él jamás trae un juicio sin advertencia.

Fueron entre 50 y 100 años los que Noé tardo en construir el arca y este tiempo él lo invirtió diciendo que vendría un diluvio, animando a que los que lo escuchaban se arrepintieran, la Biblia lo nombra como un pregonero de justicia.

El que Dios hiciera saber a Noé su plan, es una muestra de su gracia.  Él siempre da oportunidad de arrepentimiento.

Noé logro interpretar las señales correctamente para hacer la voluntad de Dios.  Dios nos guía, nos informa y espera que tomemos las decisiones correctas.  Seguramente Noé soportó muchas burlas, pero, el día llegó y ni uno sólo creyó y se arrepintió.  Y a partir de ese día la tierra nunca volvió a ser igual.

En resumen, lo bueno que me dejó esta película además de disfrutar los efectos especiales: una excelente oportunidad para platicar con aquellos que no conocen la verdadera historia el plan y el propósito de Dios con respecto al Diluvio y de qué forma la historia de este hombre apunta hacia lo que habría de venir:  Jesucristo.

Este es el primer post de 4 o 5 con el tema de Noé.

Twitter: @danielazebadua 

En el principio: Pruebas convincentes de la Creación y el Diluvio.

Estándar

diluvioDurante décadas, los libros de ciencias de las escuelas han enseñado que la tierra tiene millones de años y que todo comenzó con la explosión del Big Bang. Pero Walt Brown, director del Centro para la Creación Científica en el Estado de Arizona, puso en duda eso.

Brown es graduado del Instituto Militar de Educación Superior en West Point, con un doctorado en Ingeniería Mecánica en el Massachusetts Institute of Technology y del cual es miembro. Él describe lo que hace como una “ciencia cristiana”, así que Brown, está muy familiarizado con todos los argumentos en contra de los relatos bíblicos, pero hoy en día se dedica a investigar y escribir sobre los aspectos científicos de las historia del Génesis.

Durante décadas, los hallazgos de Brown fueron ignorados por la comunidad científica y ninguna revista científica de renombre publicó sus textos. Sin embargo, ha llegado a la octava edición de su libro “En el principio: Pruebas convincentes de la Creación y el Diluvio,” (In the Beginning: Compelling Evidence for Creation and the Flood), donde se presentan los datos, compatibles con la teoría de la “hydroplate” que trata de probar que la tierra tiene características geológicas que sólo tienen 5.000 años de antigüedad y que los fósiles lo demuestran.

También afirma que el diluvio universal narrado en Génesis, fue el mecanismo que originó los fenómenos geológicos, astronómicos y los agentes biológicos que conocemos hoy en día.  La principal motivación que impulsó al profesor Brown de hacer estos estudios es su “misión” de proporcionarles respuestas científicas a los estudiantes cristianos que a menudo son impugnadas por las teorías darwinistas en el aula.

Para él, la fe puede estar acompañada de datos científicos observables y calculables. De acuerdo con su libro, la tierra era un lugar muy diferente antes del diluvio de Noé, los océanos eran mucho más superficiales y las montañas mucho más pequeñas.

También muestra que no es casualidad que haya cerca de 230 informes, que demuestran una gran inundación en las diferentes culturas del mundo.

Casi todos ellos tienen muchos elementos comunes, entre ellos un sobreviviente y su familia y un barco. Brown afirma que “la profundidad del agua de 3.000 metros podría estar en todas partes”.

La combinación de los datos geológicos bíblicos, pretende mostrar cómo la Biblia habla acerca de los flujos de aguas subterráneas. “Alrededor de la mitad del agua que ahora tenemos en las cámaras de los océanos se encuentra a unos 10 kilómetros bajo la superficie de la Tierra”, explica Brown.

Fuerzas catastróficas empujaron bloques de tierra y piedra, formando montañas con cientos o incluso miles de metros de altura. “La corteza era antes una inundación de las aguas superficiales y subterráneas de los mares. Sin embargo, no todas las aguas subterráneas subieron a la superficie durante la inundación, dice el científico.

“El planeta todavía está lleno de muchas características topológicas que se formaron durante la inundación. La superficie inferior de los océanos son una evidencia de estos fenómenos. ”Surcos profundos, con miles de kilómetros de longitud y varios kilómetros de profundidad, están en el fondo del Océano Pacífico occidental, en una zona frente al Océano Atlántico”, explica Brown.

El científico sostiene en su libro que la explicación evolutiva de que los cometas, asteroides o la actividad volcánica causaron la extinción de los dinosaurios es deficiente. Él dice que sólo una inundación en todo el mundo podría haber hecho esto.
Brown, también explicó que la densidad de masa de los fósiles podría ser que los restos de dinosaurios fueron sumergidos miles de años atrás, en una inundación y que el tejido óseo y el ADN encontrado en restos de los dinosaurios no podrían haberlo soportado durante millones de años.

Fuente: WND

La réplica del Arca de Noé estará en los Juegos Olímpicos 2012.

Estándar

Hace unos días se finalizó la construcción de una réplica del Arca de Noé.  Dicha construcción se inició en 1992, y todo empezó con un sueño que tuvo el dueño de una compañía constructora.   “Soñé que Holanda se estaba inundando y al día siguiente se me ocurrió la idea de construir el arca de Noé”, comentó al respecto el holandés Johan Huibers.

La iniciativa de la construcción surgió de su sueño y tomando en cuenta que si Groenlandia se derrite (como lo han pronosticado expertos) en los próximos años por el calentamiento global, Holanda quedaría completamente cubierta por agua.  Además de esto,  Johan considera que el arca será una atracción turística, ya que recorrerá las aguas del Río Támesis en Londres durante los Juegos Olímpicos a partir del 27 de Julio.

La estructura mide 135 metros de largo, 22.5 metros y 13.5 metros de altura (tal como lo relata la Biblia en Génesis del 6 al 9: 300, 50 y 30 codos). Y cuenta con una ventana en la parte superior para dejar volar a una paloma como lo relata La Biblia. Las únicas diferencias con la descripción de La Biblia es que fue construida con madera de pino sueco y el arca original fue construida con ciprés; que esta versión moderna del arca incluye figuras a escala real de algunos animales y tiene ventas en los laterales, la original sólo tenía una ventana por donde volaría la paloma.

En su primera etapa, en el 2008 esta construcción atrajo a 600,000 visitantes que pagaron cerca de $ 3,500 USD cada uno.

El costo de esta grandiosa embarcación fue de 1.6 millones de dólares aproximadamente.

Les dejo este video que muestra un poco de la réplica:

Museo de la Creación.

Estándar

Navegando por la red me encontré con este museo ubicado en Kentucky, con más de 70.000 metros cuadrados.  Este museo trae las páginas de la Biblia a la vida, colocando  personajes y animales en forma dinámica.  En el museo podemos encontrar la historia de Adán y Eva, Noé, Matusalén, dinosaurios, murales, obras maestras de grandes llenas de colores, detalles y explicaciones sobre porqué creer la Palabra de Dios y no la del hombre.

Si quieren más información les dejo el link del museo donde también pueden encontrar un Tour Virutual y conocer un poco más de lo que podemos encontrar en este museo: http://creationmuseum.org/whats-here/photo-preview/

Aquí les dejo este video realizado por un grupo de chavos donde muestran el contenido del Museo y las instalaciones ampliamente.

Les dejo también este link con otro video: http://video.christianpost.com/ken-ham-on-the-creation-museum-3647/popup.html

Según cable Wikileaks, EUA y Turquía ocultaron el descubrimiento del Arca de Noé.

Estándar

Los cables y conversaciones entre embajadas y políticos empezarían a desvelar temas sensibles relacionados con la ciencia. Todos pensábamos que las primeras filtraciones tendrían que ver la industria farmacéutica, pero la sorpresa ha sido ver que una noticia arqueológica de gran magnitud ha sido ocultada a la población.

Ya sabíamos que en el año 1959 un piloto de la aviación turca había tomado una serie de fotografías para el Instituto Geodetic en el monte Ararat en las que se apreciaba una extraña estructura.

Las fotos no eran de buena calidad y algunas de esas personas que anteponen sus creencias religiosas a las evidencias científicas afirmaron categóricamente que eso era un barco, al que relacionaron sin pestañear con el arca de Noé. Pese a que las imágenes invitaban al escepticismo una voz autorizada en fotografía aérea como es la del Dr. Brandenburger de la State University de Ohio, un experto que contribuyó a descubrir las bases de misiles en Cuba durante la presidencia de Kennedy, afirmó que había muchas posibilidades de que las imágenes fueran realmente de una embarcación.

El análisis de las fotografías animó a un primer equipo de arqueólogos estadounidenses a escalar el monte Ararat en búsqueda de esa estructura. Una vez junto a ella decidieron que la estructura no contenía madera, que era rocosa, por lo que descartaron la posibilidad de un buque construido con elementos vegetales.

Sin embargo el arqueólogo aficionado Ron Wyatt en 1977 inició una expedición al Ararat en búsqueda de la presunta arca. Wyatt afirmó haberla encontrado a unos 2.000 metros de altura. Así mismo afirmó que el tamaño se correlacionaba muy bien con las dimensiones descritas en el Génesis. Pese a que Wyatt presentó algunas evidencias que sugerían la posibilidad de que los restos encontrados correspondiesen al arca, los arqueólogos no los aceptaron y tildaron su investigación de pseudociencia.

La filtración de Wikileaks
En los cables desvelados por Wikileaks se pone de manifiesto una conspiración para evitar que este descubrimiento hubiera trascendido a la opinión general. Turquía no deseaba tener un lugar de peregrinaje de cristianos, por lo que en todo momento colaboró con el gobierno de EUA para la recuperación y traslado del arca a territorio estadounidense. Para poder cumplir este plan se debe en primer lugar desacreditar todo trabajo relacionado con la búsqueda del arca, se ha de impedir el acceso a la zona imponiendo el máximo de trabas burocráticas posibles y prohibiendo la toma de muestras de aquellos restos que pudiesen aún quedar tras la extracción del arca en 1968 y traslado secreto del mismo a un lugar de los EUA sin determinar.

No ha tardado en marcarse la coincidencia en la fecha del cable (12 de junio de 1968) con la de cierta fotografía que supuestamente había sido filtrada desde archivos estadounidenses clasificados y que circuló por Internet hace algunos años:

Estos cables muestran que el arca de Noé es algo más que un mito o al menos, que algo importante fue recuperado en 1968 del Monte Ararat y que por alguna razón que no se desprende de los cables “liberados”, el gobierno americano tiene en su posesión. Habrá se estar atentos para ver cómo reacciona el gabinete Obama y el gobierno turco tras esta filtración.

Vía: Red Camelot/AcontecerCristiano

Documental sobre el hallazgo del Arca de Noé

Estándar

En el monte de Ararat, (en la frontera Turco-Iraní), encontraron una pieza rectangular de madera de unos 7.5 metros  de ancho por 37.5 metros de longitud a unos 7 metros de profundidad dentro de un glaciar de más de 90 metros de espesor.

Según la Biblia, allí encalló el arca en la cual Noé, con sus tres hijos y las respectivas esposas de los cuatro, más parejas de diversos animales, sobrevivieron al Diluvio.

Daniel McGivern (presidente de Shamrock-The Trinity Corporation) y el fotógrafo Pedro Venegas, quienes llevaron la cabo la exploración en esa región, tuvieron una conferencia de prensa en la que dedicaron la mayor parte a hablar de las teorías que confirman que hubo una inundación catastrófica que cubrió el planeta hace unos 5.000 años. “La no creencia en el Arca va contra el Corán, contra la Biblia, contra la Torá”, señaló McGivern refiriéndose a los libros sagrados de musulmanes, cristianos y judíos. “Este hallazgo es una señal de los tiempos”. “El análisis espectrográfico ha identificado el material como madera, y esto en una montaña volcánica totalmente desprovista de vegetación”, señaló McGivern.

“¿Qué otra cosa podría ser sino una parte del arca de Noé, que según la Biblia medía entre 120 y 165 metros, y que llegó allí como resultado del diluvio que mencionan las tradiciones de culturas en todo el planeta?”, se preguntó. “El análisis espectrográfico identifica los elementos y compuestos y elucida la estructura atómica y molecular por la medición de la energía radiante absorbida o emitida por una sustancia en frecuencias de onda características del espectro electromagnético”.

Desde hace varios años, muchos científicos y exploradores se han dedicado a buscar el antiguo barco, que coincide con los registros históricos. Sin embargo, el mayor resultado de la investigación, occidental en dos siglos, fue la recuperación de fragmentos de madera, en el glaciar, a una altitud de más de 4,000 metros en el Monte Ararat. Desde el punto de vista objetivo científico, el descubrimiento de la madera, en el Monte Ararat, es alentador, porque los científicos afirman que los árboles, o asentamientos humanos, no podrían encontrarse sobre una elevación de 3,000 metros, lo que implica que los fragmentos de madera, encontrados en el pasado, pudieron haber venido del Arca.

Preparémonos, pues el Arca de Noé no solamente es un hallazgo, si no también es un ejemplo de un cumplimiento bíblico, para nuestros días:   Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. Mateo 24:37-39.

Aquí les dejo este documental que fue publicado en el 2010 incluye fotos, videos, pruebas físicas y entrevistas con los investigadores del descubrimiento del Arca de Noé.  Con la ayuda de reconocimiento aéreo, dispositivos de detección de tecnología avanzada, el análisis químico controlado y estricto de trabajo de campo arqueológico, este documental presenta la evidencia que sugiere que los científicos han hecho encontrar el lugar final de descanso del Arca de Noé, como se describe en la Biblia y el Libro del Génesis.